¿Qué es eso de la ‘terapia psicológica’?

por / Miércoles, 11 junio 2014 / Publicado enPsicología
psico

Muchas personas dudan de la asistencia o no a psicoterapia, o llegan a la consulta de psicología sin tener muy claro en qué consiste nuestro trabajo.

La piscología, en la actualidad, sigue estando rodeada de mitos y falsas creencias. Éstas van desde quien afirma “no creer en la psicología” hasta las personas que piensan que el simple hecho de hablar con un psicólogo tiene “efecto curativo”.

Esta entrada pretende romper con alguno de estos mitos y servir de orientación para aquellas personas que tengan dudas o que no están seguros del trabajo que realizamos durante el proceso terapéutico.

Durante las sesiones de psicología trabajamos, junto con los pacientes, para aprender a enfrentar las dificultades vitales y mejorar la satisfacción y el bienestar personal. Dichas dificultades pueden generar estados de ánimo deprimido, ansiedad, frustración, etc., que, frecuentemente, interfieren en nuestras vidas. Para ello utilizamos tratamientos especializados que se adaptan a las peculiaridades de cada caso, construyendo un espacio de escucha y colaboración en el que trabajamos para conseguir los objetivos propuestos.

Durante la intervención terapéutica acompañamos y guiamos a las personas hacia el propio autoconocimiento como herramienta de superación personal. A través de este aprendizaje, la persona adquiere la noción de sus propias fortalezas, así como los recursos necesarios para el cambio y/o la aceptación. El autoconocimiento y la comprensión de uno mismo nos comprometen en nuestro desarrollo a la vez que aumentan nuestra autoestima, permiten un mayor aprovechamiento de las oportunidades y nos mantienen preparados para los desafíos que presenta la vida.

Generalmente, el proceso terapéutico sigue unas etapas, durante las cuales se va trabajando con distintos procedimientos.

Etapas del proceso terapéutico:

-           evaluación y valoración de la persona que inicia la terapia y el problema que le hace acudir a la consulta,

-           toma de conciencia y comprensión de los mecanismos que determinan nuestras preocupaciones y malestares,

-           aprendizaje de recursos, pautas y herramientas que nos permiten enfrentarnos con efectividad a los problemas de la vida,

-           entrenamiento supervisado de dichos recursos,

-           mantenimiento y supervisiones periódicas para consolidar el aprendizaje.

Finalmente, es importante entender que la terapia psicológica  no es un proceso pasivo, sino que requiere una implicación activa, tanto por parte del psicólogo como por parte del paciente en la búsqueda y puesta en marcha de soluciones. Asistir a terapia psicológica es un acto de responsabilidad y compromiso con uno mismo.

Deja un comentario

SUBIR